lunes, 28 de diciembre de 2009

Sobre los días lluviosos

"About noon of an ashen autumm day some years ago I was standing outside the station at Oxford intending to take the train to London. And for some reason, out of idleness or the emptyness of my mind or the pale grey sky, or the cold, a kind of caprice fell upon me that I would not go by train at all, but would step out on the road and walk at least some part of the way to London. I do not know if other people are made like me in this matter; but for me it is always dreary weather, what may be called useless weather, that stings into life a sense of action and romance. On bright blue days I do not want anything to happen; the world is complete and beautiful, a thing for contemplation. I no more ask for adventures in church. But when the background of man´s life is a grey background, then, in the name of man´s sacred supremacy, I desire to paint on it in fire and gore. When the heavens fail man refuses to fail; when the sky seems to have written on it, in letters of lead and pale silver, the decree that nothing shall happen, then the immortal soul, the prince of the creatures, rises up and decrees that something shall happens, if it be only the slaughter of a policeman."


Lo que en castellano, traducido más o menos sería:



"Cerca del mediodía de un ceniciento día de otoño hace algunos años estaba parado fuera de la estación de Oxford, con la intención de tomar el tren a Londres. Y por alguna razón, fuera de la flojera o el vacio de mi mente, o el cielo gris y pálido, o el frío; una especie de capricho me invadió, no iría en tren, sino que tomaría la calle y caminaría al menos una parte del camino a Londres. Yo no se si otras personas se comportan igual en estos asuntos, pero en mi caso siempre es el clima monótono, que podría ser llamado el clima inútil, el que despierta en la vida la sensación de acción y romance. Durante los días de un azul brillante no necesito que pase nada, el mundo esta completo y hermoso, es una cosa para contemplar. No pediría más aventuras que en la iglesia. Pero cuando el fondo de la vida del hombre es un fondo gris, yo, en el nombre de la sagrada supremacía del hombre, deseo pintarlo de fuego y sangre. Porque cuando los cielos fallan el hombre se rehusa a fallar; cuando el cielo parece tener escrito, en letras de plomo y plata pálido, que nada ocurrirá es cuando el alma inmortal, el principe de las criaturas se alza y decreta que algo ocurrirá, aunque sea el asesinato de un policia."


De "The secret of a train" de G. K. Chesterton

3 comentarios:

Frestón dijo...

Después de una materia que me hizo leer casi todo El candor del padre Brown, Chesterton se acaba de redimir conmigo con esto. Corro a buscarlo.
Gracias.

Mr. Popo dijo...

Ooooh, no te gustó el candor? Quedamos a mano por lo de Garcia Marquez.

El ensayo estaba en "enormes minucias", aunque los libros de ensayos de Chesterton son raros por estas épocas.

Pero como soy buena gente, toma, (casi) todas sus obras:

http://www.cse.dmu.ac.uk/~mward/gkc/books/index.html

Dissors dijo...

wow!(casi) TODAS las obras de Chesterton. Hermoso relato Mr! Hace tanto que no lo visito, que me había olvidado de sus jugosas entradas literarias.
Geniales.
Saludos!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...