lunes, 31 de mayo de 2010

El imán

     Hablábamos de libre albedrío; Oscar Wilde improvisó esta parábola:
     Había una vez un imán y en el vecindario vivían unas limaduras de acero. Un día, a dos limaduras se les ocurrió bruscamente visitar al imán y empezaron a hablar de lo agradable que sería esta visita. Otras limaduras cercanas sorprendieron la conversación y las embargo el mismo deseo. Se agregaron otras y al fin todas las limaduras empezaron a discutir el asunto y gradualmente el vago deseo se transformó en impulso. ¿Por qué no ir hoy?, dijeron algunas, pero otras opinaron que sería mejor esperar hasta el día siguiente. Mientras tanto, sin advertirlo, habían ido acercándose al imán, que estaba muy tranquilo, como si no se diera cuenta de nada. Así prosiguieron discutiendo, siempre acercándose al imán, y cuanto más hablaban, más fuerte era el impulso, hasta que las más impacientes
 declararon que irían ese mismo día, hicieran lo que hicieran las otras. Se oyó decir a algunas que su deber era visitar al imán y  que hacía ya tiempo que le debían esa visita. Mientras hablaban, seguían inconscientemente acercándose.   
    Al fin, prevalecieron las impacientes, y, en un impulso irresistible, la comunidad entera gritó:
     -Inútil esperar. Iremos hoy. Iremos ahora. Iremos en el acto.
     La masa unánime se precipitó y quedó pegada al imán por todos lados. El imán sonrió, porque las limaduras de acero estaban convencidas de que su visita era voluntaria.


Hesketh Pearson, The life of Oscar Wilde (1946), capítulo XIII.

5 comentarios:

andreita dijo...

Interesante. De hecho CREO he develado un misterio que me aquejaba hace miles de días: ¿es válido todo este cuentito para aquellas sujetas como una que ofician de "IMAN DE PELOTUDOS" FULL TIME?

Le dejo sembrada la duda.

Mr. Popo dijo...

Bueno, no sabría decirte, porque habla más de las limaduras que del imán. En todo caso no se podría culpar a las limaduras por la atracción, ni al imán porque tampoco se sabe si el decidió provocar la atracción.
Asi que no puedo responder. Pero dejo un consejo: busca un imán más potente y quedate cerca, al menos va a reducir tu efecto atractivo.

Anónimo dijo...

Gran post. No se puede esperar a leer los siguientes:)

Anónimo dijo...

How can i ask you for more details? Great post needda know more...

Anónimo dijo...

Acabo de añadir a su página web a mis favoritos. Me gusta leer sus mensajes. Gracias!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...