domingo, 24 de octubre de 2010

El día que Mr. Popo se convirtió en Shinji Ikari

     Parado en la esquina, esperando para cruzar, Mr. Popo recordó que si quería volver a casa tendría que cargar su tarjeta de colectivo. "Acá a media cuadra hay un lugar con carga de tarjetas" pensó, mientras empezó a caminar hacia el kiosco. 
     A unos metros del kiosco miró, y solo habían dos personas haciendo cola para cargar la tarjeta; así que se integró a la cola, detrás de la segunda persona (una señora mayor, cree recordar). Ya en la cola, mira hacía atrás y ve que hay tres o cuatro personas, tambien en fila para cargar. Primero se sorprende de lo rápido que se agrandó la cola, luego empieza a dudar. "¿Está gente habrá venido después que yo o me habré colado?". "Si me colé no fue intencional, ¿Qué tengo que hacer? ¿Irme disimuladamente; o quedarme, más disimuladamente todavía?"
     Mientras tanto, la cola siguió avanzando, y ya era su turno. "Bah, que pelotudo" concluyó. Era esa altura del año en la que el calor ya se empieza a sentir, y la gente deja de lado la ropa abrigada para usar ropa más liviana, y, a veces, más reveladora. Ese era el caso de la quiosquera, que tenía puesta una musculosa amarilla que apenas tapaba dos enormes armas de destrucción masiva. "Ponele diez pesos", dijo Mr. Popo, que luchaba por mirar a la cara de la vendedora, y no a esos misiles pecho-ojos.
     Mr. Popo empezó a sospechar que la vendedora notó que era observada, y la sangre empezó a acumularse en su cara. Trató torpemente de disimular, y levantó la vista. También levantó la cabeza un poco (Mr. Popo es alto, y en el kiosco habían algunas cosas colgadas del techo, que lo obligaron a agachar un poco la cabeza el entrar), logrando solamente pegarle un cabezazo a unos bolsitos térmicos (y aumentar el tono rojizo de su cara).

     A estas alturas le parecía que la carga de la tarjeta estaba durando una eternidad, y le intentó dar el billete de diez pesos a la vendedora, para abreviar el trámite. Pero ella no pareció notar lo que estaba haciendo Mr. Popo, que quedó con la mano extendida en el aire un rato. Entonces, puso el billete en el mostrador (acto que él cree una falta de respeto para con el receptor del dinero, pero que en su confusión creciente lo hizo sin darse cuenta) y como que escondió la mano ignorada. Finalmente, la kiosquera le dió la tarjeta y Mr. Popo se retiró lo más rápido y discretamente que pudo.

     Viendo los hechos a la distancia, Mr. Popo piensa se portó como un idiota. Tambien piensa que la vendedora usa su escote como una poderosa herramienta de marketing.


     Obviamente, el post no estaría completo si no pusiera esto:



     Como apéndice les dejo un consejo: el cosplay  no es para cualquiera. ¿Estamos?

9 comentarios:

Mr. Popo dijo...

Que divertido es escribir "a la Riquelme".
Mr. Popo tal vez lo haga de nuevo.
Lo de hacer el ridiculo, digo :P

Zoquett dijo...

Ahh, estas mujeres que se aprovechan de sus senos, a veces, para obtener algo a cambio...
...
....
.....

Qué vergüenza debería darles.



....



Zoqueta se va despacito y cierra la puerta.

Frestón dijo...

Mi abuelita habla de sí misma en tercera persona, como el Diego, también.
Comparto con Zoquett. ¿Dónde está la puerta esa por la que se fue...?

Hermana de SDU-7 dijo...

Che, ¿pero qué beneficio sacó la vendedora? (en el caso de que quisiera sacarlo) ¿Molestar a Mr Popo?

Los cosplayers son graciosos. Dejálos, pobres.

TSE-SET dijo...

Jajajaja peor es decirle al colectivero dos besos en lugar de dos pesos... pero estaba borracha así que maso menos zafé...

Mr. Popo dijo...

Zoquett, ya dije que estoy en el modo Ikari, o sea un boludo de campeonato, asi que la burla está de más :p

Freston, no se qué decir, debe ser divertido hablar un rato con alguien asi. Y Zoquett dejó la puerta abierta. Freston? Freston?

Hermana, no digo que en mi caso haya sido así. Digo que al usar esa técnica de mercadeo se asegura que cierto sector de los potenciales clientes (los adoradores de Onan, para ser más especifico) se conviertan en clientes asiduos, incrementando el margen de ganancia al aumentar el flujo de ventas. :P
Y claro que son graciosos. Lo que quise decir es que el cosplayeo es una actividad en la que se disfruta más siendo observador que modelo.

TSE-SET, la verdad que si es mas complicada tu situacion. Hay choferes mas rapidos que Superman :D

Hermana de SDU-7 dijo...

Mmm, ahora entendí el truquirijillo...

Y el cosplayeo, bueno, depende de lo que hagas :D

mandrake el vago dijo...

jajajaja genial! todos somos sinji!!! jajajaja

Mr. Popo dijo...

Exacto, y para mi esa es la causa fundamental del exito de la serie, y no los robots, angeles y esas giladas. Todos se pueden identificar (aunque sea en parte) con algun personaje.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...