viernes, 18 de noviembre de 2011

Ergo Sum

     Ya cuando se acercó me sorprendió. Es decir, voy con alguna frecuencia a ese lugar, y siempre fue indiferente a mi presencia. Cuando me preguntó con esa sonrisa qué pasó con mis anteojos me dí cuenta: yo existo, no soy una sombra. El que alguien tan superfluo como uno sea recordado por alguien como ella es prueba suficiente.

3 comentarios:

Sil dijo...

Jajajajaja
¿Qué pasa con esa autoestima che? ¿Empezaste con contactos?
Que chusma soy por Dior...

Milanesa De Soja dijo...

Si. Esos anteojos te quedaban mal (?

Hermana de SDU-7 dijo...

Ahora vas a ser popular en la prepa.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...