domingo, 22 de diciembre de 2013

Hermanos

Gorgias de Leontinos, al final de su vida, ya muy anciano, estaba postrado por la debilidad. Acostado, se esta­ba dejando poseer dulcemente por el sueño. Un íntimo ami­go se le acercó y le preguntó cómo se encontraba. Gorgias le contestó: «El sueño está comenzando a entregarme a su her­mana»

Claudio Eliano, Historias Curiosas, Libro II, 35.

1 comentario:

Nele b dijo...

entregá a tu hermana!
jaja, no, en serio. muy bueno. qué tan diferente debe ser la muerte a el sueño..

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...