jueves, 19 de abril de 2012

Castañas para Todos


     Un amaestrador de monos, en el Reino de Song, era muy aficionado a estos animales y man­tenía un gran número de ellos. Era capaz de enten­derles, y los monos a él. Por supuesto, tenía que apartar una porción de la comida de su familia para dársela a ellos. Pero llegó un día en que no sobraba comida en casa y él quiso disminuir la ración de los monos. Temía, sin embargo, que no estuviesen de acuerdo con esto, y decidió engañar­los.
— Les daré tres castañas cada mañana y cua­tro cada tarde — les dijo —. ¿Será suficiente?
Todos los monos se alzaron en señal de pro­testa.
— Bueno, ¿qué les parece entonces: cuatro en la mañana y tres en la tarde?
Los monos, esta vez, volvieron a ponerse en cuclillas, bastante satisfechos.
 
Zhuang Zi
 

1 comentario:

Gon dijo...

¡JAJAJAJAJA! xD

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...